Páginas vistas en total

miércoles, 15 de octubre de 2008

De asesinos a salvavidas

A pesar de su temible reputación los tiburones podrían convertirse pronto en salvadores de vidas.

Tiburón blanco
El sistema inmune del tiburón es similar al del ser humano pero tiene anticuerpos muy especiales.

Según científicos de la Universidad de La Trobe, en Melbourne, Australia, los anticuerpos de estos animales pueden llegar a ser utilizados como un arma potencial para combatir el cáncer y otras enfermedades.

Los anticuerpos son proteínas en la sangre que se encargan de combatir enfermedades. El sistema inmune los produce para defender al organismo de bacterias, virus, u otras sustancias foráneas.

Los tiburones tienen un sistema inmune similar al del ser humano, pero también poseen un inusual tipo de anticuerpos capaces de detener la progresión de ciertas enfermedades.

Los tratamientos investigados en Australia podrían ser útiles para combatir ciertos tipos de cáncer, malaria y artritis reumatoidea.

Vía oral

Los anticuerpos propios del tiburón son muy pequeños (los más pequeños del reino animal), químicamente más robustos y biológicamente más estables que los anticuerpos convencionales. Por eso son apropiados para las llamadas terapias dirigidas.

Lo más interesante es que estos anticuerpos siguen permaneciendo estables cuando se les coloca en enzimas digestivas
Mick Foley, director de la investigación

Por ejemplo, se podrían desarrollar nuevos tratamientos de anticuerpos que pueden tomarse oralmente en lugar de ser inyectados.

Tal como explicó a la BBC el profesor Mick Foley, quien está dirigiendo la investigación, el primer paso para el desarrollo de un anticuerpo que pueda tomarse oralmente (lo cual ha perseguido la ciencia terapéutica durante muchos años) es que éste sea capaz de sobrevivir las condiciones ácidas del aparato digestivo.

"Podemos, por ejemplo, exponer los anticuerpos de tiburón a temperaturas altísimas y no se desintegran como la harían las moléculas convencionales, pero lo más interesante es que estos anticuerpos siguen permaneciendo estables cuando se les coloca en enzimas digestivas", destacó el investigador.

"Estas moléculas de tiburón parecen seguir siendo estables en el estómago y por lo tanto ya pasamos el primer paso en el desarrollo de esta terapia", agregó.

Resistentes

Ésta no es la primera vez que se reconoce el potencial de los anticuerpos de tiburones para el combate de enfermedades.

Pero otras prácticas con las que se está experimentando en el mundo requieren primero inmunizar al tiburón para que éste desarrolle los anticuerpos.

Microscopio
Los anticuerpos podrían tratar varias enfermedades, como cáncer, malaria y artritis.

La nueva técnica, sin embargo, no necesita la inmunización previa y por lo tanto los científicos no deben enfrentarse al animal para vacunarlo.

Tal como señala el profesor Foley, los anticuerpos de tiburón también han resultado ser muy efectivos en el combate contra el parásito que provoca la malaria.

En un estudio llevado a cabo en 2004, los científicos descubrieron que el anticuerpo del tiburón tiene una especie de gancho largo, como un dedo, que se proyecta de la superficie y se adhiere a una cavidad en la proteína de la malaria.

Este proceso bloquea las funciones moleculares de la proteína e impide que ésta invada a los glóbulos rojos humanos.

"El objetivo ahora es usar estos anticuerpos de tiburón y lograr que se adhieran a cualquier cosa que queramos, como las moléculas de células cancerosas o proteínas que causan inflamación en la artritis reumatoidea. De esta forma podríamos usarlos como tratamientos", concluyó Foley.


Fuente BBC

1 comentario:

Filadora dijo...

Molt i molt interessant Cesc.